Problemas de la lactancia

1/03/2017

Los pezones durante la lactancia materna se rompen, aparecer grietas, que resultan incomodas y muy dolorosas, se puede evitar este agrietamiento y en caso de que ya estén rotos, hay maneras de aliviarlos.

Es preferible cuando estas lactando, evitar que tus pezones se agrieten que tener que buscar una cura luego, el agrietamiento en los pezones resulta incómodo, doloroso y al tener que dar de comer a tu bebé cada 3 horas es un poco complicado lograr que cicatricen.

Como prevenir

  • Asegúrate que tú bebé este succionando y agarrándose al pezón del modo adecuado, si por alguna razón sientes que no está bien agarrado, debes parar la succión y comenzar de nuevo, no hales tu pezón para sacarlo de su boca, introduce tu dedo meñique en la boca del bebé y separa tu pezón antes de sacarlo.
  • Antes de una toma puedes extraer algo de leche hasta que esta empiece a bajar fácilmente así evitaras que el bebé succione con fuerza excesiva y los rompa.
  • Amamanta al bebé frecuentemente para evitar que el niño no pueda agarrarse correctamente por lo lleno del pecho.

Qué hacer si ya están agrietados

  1. Colócate compresas de hielo en los pezones antes de comenzar a amamantar para aliviar el dolor.
  2. Aplica un poco de lanolina en tus pezones luego de la toma, no la dejes secar con el pecho descubierto, hará que aparezca una costra que el niño desprenderá en cada toma y no permitirá que cicatrice, atrasando la curación.
  3. Aplica un poco de leche en tu pezón, colocándola de manera suave y sin frotar.
  4. Lava tus pezones diariamente para evitar infecciones.
  5. Comienza a amamantar con el pezón menos dañado, así cuando tengas que cambiar de pecho el bebé estará más satisfecho y succionará menos fuerte y más calmado, ocasionándote menos dolor.

Share this :

Previous
Next Post »